Dolor Brazo Izquierdo

dolor brazo izquierdo

Un dolor fuerte, inusual y prolongado en el brazo izquierdo, quizá asociado a un hormigueo, es suficiente para hacer pensar en un infarto. Sin duda, no hay que subestimar este síntoma, sobre todo si se corre el riesgo de padecer una enfermedad cardíaca (otros casos en la familia). No obstante, hay que recordar que, en el caso de un infarto, el dolor en el brazo se asocia con al menos otro síntoma. Además, el infarto de miocardio presenta síntomas diferentes en hombres y mujeres, descritos gracias a la medicina de género.

El dolor en el brazo izquierdo es el síntoma más común de un infarto en los hombres, mientras que en las mujeres, si hay un problema cardíaco, el trastorno puede afectar a ambas extremidades (incluido el brazo derecho). En cualquier caso, tanto en hombres como en mujeres, el síntoma por sí solo no es indicativo de un infarto, sino que debe ir acompañado de, al menos, otros signos como: opresión, ardor y dolor torácico que surja repentinamente y persista.

En las mujeres, en particular, el dolor se irradia a la espalda, el cuello y el lado izquierdo de la mandíbula. En las mujeres, también son signos de advertencia de un posible infarto: cansancio aislado, sudoración, falta de aire y náuseas. Sin embargo, hay que considerar que este dolor, en ausencia de otros síntomas, podría deberse a otras causas diversas, no sólo traumáticas o de estiramiento, sino también a otras patologías.

Tabla de Contenido

    Origen del dolor en el brazo izquierdo

    El brazo está formado por varias estructuras (músculos, huesos, tendones, etc.). Un problema con incluso uno de estos elementos, como una infección, un proceso inflamatorio, una fatiga o lesión muscular, un trastorno nervioso, un traumatismo de diversa índole, puede provocar dolor. En algunos casos, incluso, el dolor en el brazo izquierdo puede tener su origen en una estructura distante (por ejemplo, el cuello) y por ello se denomina "dolor referido".

    Entre las posibles causas del dolor de origen cardíaco en el brazo izquierdo se encuentra la angina de pecho (literalmente, dolor en el pecho), un trastorno que presenta síntomas similares a los de un infarto de miocardio, pero que suele durar sólo unos minutos, empeora al realizar una actividad física y mejora en reposo.

    El dolor persistente también puede estar causado por problemas con diversos componentes de las estructuras de la extremidad: la fractura de un hueso del brazo, la muñeca o la mano, lesiones, esguinces y distensiones de los tendones u otros elementos (nervios, músculos), degeneración de la articulación del hombro o del cuello (artrosis o hernia de disco cervical). El dolor intenso en el brazo izquierdo también puede deberse a una mala postura, a trastornos gástricos (reflujo gastroesofágico) o a trastornos psicológicos como el estrés, la ansiedad y los ataques de pánico.

    A veces, el dolor en el brazo izquierdo (pero también en el derecho) puede deberse a una situación de gran tensión que lleva a la rigidez de los músculos y las articulaciones durante períodos muy largos, lo que provoca una contractura dolorosa. Por ello, la ansiedad y el estrés excesivo pueden hacer sufrir a los músculos y tendones de los brazos, con síntomas dolorosos sobre todo al realizar movimientos. No hay que olvidar, pues, que el dolor en el brazo izquierdo, si se asocia a la idea de un infarto, desencadena un círculo vicioso de ansiedad y dolor.

    Síntomas

    El dolor en el miembro superior izquierdo puede ser muy agudo, incluso insoportable, otras veces puede ser leve o más bien sordo o más bien una sensación de hormigueo.

    En algunos casos puede percibirse como una sensación de ardor. El problema puede afectar a una parte o a todo el brazo, ser constante o intermitente, leve o tan grave que cause una incapacidad temporal.

    Una sensación de hormigueo en la mano izquierda suele relacionarse erróneamente con un síntoma de infarto, pero en realidad, si no hay otros síntomas característicos de un evento cardíaco, la causa debe buscarse en un sufrimiento nervioso o, más trivialmente, en un problema postural. El dolor en el brazo izquierdo con hormigueo en la mano, al despertar, puede deberse, por ejemplo, a haber dormido en una posición incómoda.

    El dolor en el antebrazo y el hombro izquierdos con hormigueo en la mano también puede estar causado por el síndrome de opresión torácica, es decir, un problema en el punto en el que el cuello y el pecho están conectados por vasos sanguíneos, nervios y órganos (tráquea).
    El entumecimiento y el hormigueo son típicos de los posibles trastornos del cuello. En este caso, los signos clínicos comienzan en el cuello y se irradian a los hombros, brazos y manos. La inflamación de la articulación del hombro, como la bursitis o un problema del manguito de los rotadores, también puede desencadenar síntomas dolorosos en toda la extremidad, afectando a algunos o a todos los movimientos del brazo.

    Cuándo acudir al médico

    Cuando tenga dolor en el brazo izquierdo y otros síntomas que le hagan sospechar de un infarto de miocardio, no pierda un tiempo precioso y acuda a la sala de urgencias más cercana.

    Incluso una fractura, reconocible por el dolor y la posición antinatural de la extremidad, requiere una rápida intervención médica en urgencias.

    Los dolores ocasionales no son motivo de preocupación, sobre todo si están causados por un traumatismo o un esfuerzo físico excesivo. Sin embargo, cuando el síntoma persiste, puede ser útil consultar a un médico para identificar al especialista al que dirigirse: ortopedista, fisiatra, reumatólogo o cardiólogo. El desgaste y la edad son algunas de las principales causas de los trastornos del brazo en personas mayores de 60 años.

    Principales causas

    El dolor en el brazo izquierdo puede deberse a diferentes razones que pueden ser más o menos fáciles de identificar. En el caso de un traumatismo directo, tal vez tras una caída, es bastante fácil rastrear el origen y, por tanto, el daño a tratar, pero por desgracia el diagnóstico no siempre es tan sencillo. A continuación, un resumen de las principales causas de este síntoma.

    Infarto de miocardio

    Cuando el dolor en el brazo izquierdo se asocia a diversos síntomas como dolor en el pecho, opresión, sensación de pesadez en el esternón (enlace al artículo sobre el dolor esternal), sensación de ardor en el pecho, sudores fríos, vómitos, falta de aliento, sensación de desmayo, aumento del ritmo cardíaco, conviene buscar atención médica lo antes posible porque hay una gran probabilidad de que se trate de un infarto. En casos raros, y en las mujeres, los síntomas pueden afectar también al brazo derecho (enlace al artículo dolor en el brazo derecho) o al lado derecho del pecho.

    A veces, sobre todo en personas mayores o diabéticas, el infarto es incluso silencioso. No es infrecuente encontrar un infarto de miocardio de forma ocasional, durante un control electrocardiográfico realizado, quizás, por otros motivos.

    Angina de pecho

    El dolor torácico, que en latín se denomina literalmente angina de pecho, es un síndrome clínico similar al de un infarto de miocardio, pero la isquemia es transitoria, por lo que el tejido cardíaco no muere (necrosis).

    Cuando se produce esta condición, llega menos sangre a una parte del tejido cardíaco, pero el problema se resuelve en pocos minutos y el dolor se refiere al sufrimiento de la zona del miocardio afectada por el problema.

    Sin embargo, la sintomatología de la angina de pecho, al igual que la del infarto, es muy variada. A veces, por ejemplo, no hay sensaciones reales de dolor, sino más bien una sensación de malestar asociada a una sensación de constricción y opresión en la zona central del tórax y dificultad para respirar. Puede ocurrir que el dolor se sienta de forma más precisa e intensa, quizá localizado en el brazo izquierdo, o también en el derecho, en los hombros, en la mandíbula, en el cuello o incluso en la espalda.

    Ataque de pánico

    Algunos ataques de pánico pueden ser similares a un ataque al corazón: opresión en el pecho, dolor en el brazo izquierdo, sudoración profusa, escalofríos y palpitaciones.

    Artrosis cervical

    Uno de los trastornos más frecuentes en el mundo occidental y en personas mayores de 45 años es la artrosis cervical, una degeneración patológica de las vértebras del cuello. Entre los diversos síntomas que la caracterizan también se encuentra el dolor en el brazo porque el daño que se produce a nivel del disco vertebral, irrita el nervio del brazo. El dolor, que se siente más bien como un entumecimiento y un hormigueo o una sensación de ardor, se encuentra entonces a la altura del cuello y luego se irradia al hombro y a toda la extremidad.

    Lesión del manguito de los rotadores

    Los músculos y tendones que conforman la estructura que mantiene la articulación del hombro en su sitio y le permite moverse pueden degenerarse con la edad. Los tendones del manguito pueden ser más propensos a desgastarse o desgarrarse. Los deportes o trabajos que implican a los brazos en movimientos repetitivos de hiperextensión pueden desgastar las estructuras articulares. Los síntomas de esta enfermedad van desde un dolor sordo asociado a la debilidad del brazo hasta un dolor intenso y constante.

    Errores posturales

    El dolor en el brazo izquierdo puede deberse a la adopción de una postura incorrecta durante un tiempo prolongado. Este tipo de dolor suele revelarse por la sensación de hormigueo. Incluso una posición incorrecta frente al ordenador puede provocar dolor en el brazo y afectar también a la mano y los dedos, como ocurre en el síndrome del túnel carpiano.

    Lesiones del plexo braquial

    Esta estructura, que incluye la red de nervios, tanto sensoriales como motores, que inervan la extremidad superior, controla los músculos del hombro, brazo, codo, muñeca, mano y dedos. Cualquier lesión traumática, por un golpe o una caída, más que una distensión o una inflamación sufrida por la presencia de otras enfermedades como la artritis reumatoide, puede provocar un dolor que afecta a toda la extremidad.

    Tendinitis

    La inflamación de los tendones de la extremidad izquierda puede ser causada por diversas condiciones (actividad laboral, actividad deportiva, etc.). La tendinitis del bíceps del brazo provoca, por ejemplo, dolor en la parte delantera del brazo. La tendinitis del músculo supraespinoso provoca un dolor que se siente en la parte lateral.

    Síndrome del estrecho torácico superior

    El cuadro clínico es el de una afección caracterizada por la compresión neurovascular de la raíz de los miembros superiores, es decir, la zona entre la primera costilla y el hombro. Los síntomas de este síndrome son numerosos y el dolor puede incluir hormigueo y adormecimiento de la extremidad izquierda (o derecha).

    Neuropatía periférica

    Se trata de un trastorno funcional debido a daños en los nervios periféricos, es decir, los que inervan los músculos, la piel y los órganos internos. La neuropatía periférica puede deberse a varios motivos.

    Entre las causas más comunes están: la diabetes, las enfermedades hereditarias, la toma de ciertos medicamentos, la exposición a sustancias tóxicas. Cuando los nervios del brazo se ven afectados, se puede experimentar dolor en toda la zona de la extremidad.

    Trauma

    Hay muchos tipos de traumatismos que pueden causar dolor en el brazo izquierdo, contusiones, esguinces, fracturas, etc. Obviamente, lo mismo puede decirse del brazo derecho. Cuando el brazo duele inmediatamente, como resultado de una lesión física, un traumatismo o una caída, puede haberse fracturado. Este síntoma puede ir acompañado de hinchazón, hematomas, entumecimiento o debilidad y la adopción de una postura poco natural.

    Lesiones musculares

    Los esguinces o las distensiones provocan lesiones, es decir, daños en el músculo que es el origen del síntoma doloroso.
    Estas lesiones pueden tener, como es fácil adivinar, un número muy elevado de razones vinculadas, por ejemplo, a una determinada actividad laboral que comprometa especialmente los brazos de forma continuada, o a una disciplina deportiva.

    En este sentido, no hay que subestimar la probabilidad de que se produzca una lesión muscular, sobre todo en personas que practican un esfuerzo intenso sin entrenamiento (deportistas dominicales). Muchas lesiones se originan precisamente por esta condición.

    Contracciones musculares

    A diferencia de las lesiones, en las contracturas no hay daños en el músculo, sino una inflamación causada por la contracción muscular prolongada. En el brazo, el músculo más afectado suele ser el bíceps. En el caso de la contractura muscular, el dolor en el brazo suele sentirse sólo al realizar determinados movimientos.

    Problemas circulatorios

    La mala circulación puede hacer que el tejido muscular se resienta, y si no recibe el flujo sanguíneo adecuado para realizar diversas actividades, experimentará dolor. Aunque esta situación puede afectar a ambas extremidades, se da con más frecuencia en la izquierda.

    Mastectomía

    La cirugía de mama para extirpar ciertos tumores puede requerir la extirpación de la mama. El dolor de brazos es una de las varias consecuencias de este tipo de cirugía.

    Reflujo gastroesofágico

    La enfermedad es un síndrome clínico de diferentes orígenes con varios síntomas y, entre ellos, puede haber dolor en el pecho que, en varios casos, puede irradiarse al brazo.

    Vacunas

    Algunas vacunas que se inyectan en el brazo pueden causar dolor en la extremidad y dificultad para moverse. Estos síntomas suelen resolverse por sí solos.

    Diagnóstico del dolor de brazo

    Una serie de pruebas motoras sencillas puede ser útil para hacer un diagnóstico. A continuación, el médico puede pedirle que levante el brazo o realice otros movimientos sencillos para evaluar la amplitud de movimiento y así identificar la causa del trastorno.

    Si se sospecha que enfermedades como la diabetes o ciertas afecciones que provocan la inflamación de las articulaciones son el origen del síntoma, puede estar indicado realizar análisis de sangre.

    Las radiografías (rayos X) son útiles para el diagnóstico de las fracturas, mientras que la ecografía puede utilizarse para comprobar las lesiones en las articulaciones (ligamentos y tendones).

    La resonancia magnética (RM) y el TAC son útiles para obtener una imagen más detallada de los tejidos blandos y los huesos.

    ¿Qué hacer?

    El descanso y posiblemente un analgésico (ibuprofeno, ketoprofeno...) están indicados cuando la causa del dolor en el brazo no se puede remontar a otra patología. Si, por el contrario, el dolor en el brazo izquierdo no se debe a un traumatismo o a un sobreesfuerzo, sino que se asocia a otros síntomas, conviene consultar al médico. Para un diagnóstico más preciso es importante informar del tipo de molestia que se siente: hormigueo, debilidad muscular, dolor de cabeza o mareos. La remisión urgente a urgencias puede ser vital, sobre todo si reconoce los síntomas de un presunto problema cardíaco (infarto o angina de pecho).

    Tratamientos

    El tratamiento depende claramente de la causa. Los analgésicos no esteroideos (AINE, los habituales ibuprofeno y ketoprofeno...), los corticoides y la fisioterapia suelen apoyar el tratamiento específico. A excepción de las condiciones de emergencia (fractura o ataque al corazón), hay algunos remedios útiles para el dolor del brazo izquierdo.

    Además de la recomendación de evitar esfuerzos, están indicados: reposo, bolsas de hielo, ortesis o un vendaje alrededor del brazo para mantener la extremidad en reposo o elevada. Si hay problemas musculares o articulares, es útil consultar a un fisioterapeuta.

    Además de los masajes y la gimnasia postural y de rehabilitación, pueden indicarse métodos capaces de reducir la inflamación actuando directamente sobre la zona afectada, como la tecarterapia, la iontoforesis y la terapia láser. También una dieta rica en antioxidantes (vitamina E presente en los aceites vegetales, frutos secos), minerales y vitaminas puede reducir el dolor.


    Cómo prevenir el dolor de brazos

    En muchos casos se puede prevenir una lesión u otro problema en el brazo manteniendo una cierta elasticidad de las estructuras articulares. Los ejercicios de estiramiento, realizados con regularidad, sobre todo antes del esfuerzo físico, pueden reducir en gran medida el riesgo de lesiones u otros problemas en la extremidad izquierda.

    ¿Cómo funciona nuestro sistema musculoesquelético?

    Descubra qué centros sanitarios realizan un examen ortopédico

    Preguntas y respuestas

    1. ¿QUÉ PUEDE CAUSAR DOLOR EN EL BRAZO IZQUIERDO?

    El dolor en los brazos, generalmente en el lado izquierdo, acompañado de opresión en el pecho, náuseas y dificultad para respirar puede ser un síntoma de enfermedad arterial coronaria o incluso de un ataque al corazón. Sin embargo, en la mayoría de los casos, el dolor de brazos puede estar causado por una amplia gama de problemas, que van desde la inflamación de las articulaciones, los traumatismos y los trastornos nerviosos, que pueden estar irritados debido a un problema de cuello o tener un deterioro funcional debido a enfermedades sistémicas como la diabetes.

    2. ¿QUÉ TIPO DE DOLOR EN EL BRAZO SE ASOCIA A UN ATAQUE AL CORAZÓN?

    Ninguna. Aunque en muchos infartos el dolor puede empezar en el pecho y extenderse a otras zonas, incluso cuando no hay dolor en el pecho como síntoma inicial, los signos de infarto pueden incluir dolor o molestias en el brazo izquierdo, derecho o en ambos, o en los hombros, codos, espalda, cuello, garganta, mandíbula o estómago.

    3. ¿PUEDE LA ANSIEDAD CAUSAR DOLOR EN EL BRAZO IZQUIERDO?

    La ansiedad puede hacer que los músculos del brazo se pongan tensos y la tensión puede provocar dolor. Aunque la tensión muscular -a veces resultado de la ansiedad- es el origen más probable del dolor de brazos, no es la única causa posible. El ataque al corazón, la angina de pecho y las lesiones musculares o nerviosas son otras posibles causas.

    4. ¿CÓMO PUEDO DISTINGUIR UN ATAQUE AL CORAZÓN DE UN ATAQUE DE PÁNICO?

    Los ataques de pánico y los ataques al corazón pueden parecer aterradoramente similares: falta de aire, palpitaciones, dolor en el pecho, mareos, entumecimiento de manos y pies, sudoración, desmayos y temblores. Algunas personas describen la experiencia como si estuvieran a punto de morir.

    5. ¿CÓMO PUEDO ALIVIAR EL DOLOR EN EL BRAZO IZQUIERDO INMEDIATAMENTE DESPUÉS DE UNA LESIÓN?

    Aplicando la regla contenida en el acrónimo RICE:
    - Descansa. Tómate un descanso de tus actividades habituales.
    - Hielo. Coloque una bolsa de hielo o una bolsa de congelación en la zona dolorida durante 15 a 20 minutos tres veces al día.
    - Compresión. Utilice un vendaje de compresión para reducir la hinchazón.
    - Elevación. Si es posible, eleve el brazo para reducir la hinchazón.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Usamos cookies para mejorar la experiencia de todos los usuarios en la web Política de Cookies