Jugo de Limón para adelgazar: cómo utilizarlo para aprovechar sus propiedades adelgazantes

jugo de limon para adelgazar

Está entre los cítricos más queridos y utilizados en el ámbito culinario, pero no sólo eso: el limón tiene muchas propiedades beneficiosas y también viene en nuestra ayuda para facilitar el proceso de adelgazamiento, si se utiliza en el contexto adecuado que incluye una dieta sana y equilibrada y ejercicio regular. Descubramos juntos las características y por qué el limón ayuda a perder peso.

Amarillo soleado, fresco, con su característico sabor intenso y ácido: el limón (Citrus lemon) pertenece a la familia de las rutáceas y tiene orígenes orientales, ante todo en las lejanas tierras de la India y China. Llegó a España tras pasar por la dominación árabe en Sicilia en Italia, y luego se hizo conocido ya que en poco tiempo llegó a España para quedarse para siempre, entrando, con el tiempo, en nuestras cocinas.

El limón es rico en minerales como el calcio, el fósforo, el potasio, el cobre y el zinc, así como en vitaminas, entre ellas la vitamina C, un potente antioxidante con una importante función antianémica, ya que favorece la absorción del hierro de la dieta, y las vitaminas A, E y B. Tiene luteína y zeaxantina, para el bienestar de los ojos y la vista en general, favorece la fluidez de la sangre, previniendo la aterosclerosis, ayuda a eliminar los cálculos renales y biliares, gracias a la acción del ácido cítrico, fortalece los vasos sanguíneos, facilita la digestión, depura y, debidamente integrado en la dieta diaria, es una valiosa ayuda para favorecer la pérdida de peso: profundizamos ahora en esta última propiedad, descubrimos juntos cómo actúa el limón para adelgazar y cómo tomarlo para obtener beneficios.

Tabla de Contenido

    Limón para adelgazar: por qué el limón adelgaza

    Veamos ahora con detalle cómo y por qué el limón adelgaza y qué cantidad debes tomar para beneficiarte de todas sus virtudes. A pesar de su bajo contenido calórico (unas 29 kcal por 100g de producto), los limones tienen un alto porcentaje de pectina, que se concentra principalmente en la cáscara y en menor cantidad en la pulpa.

    La pectina es un polisacárido que no es absorbido por el intestino humano, lo que aporta considerables ventajas para el adelgazamiento: una vez que entra en el proceso digestivo, la pectina adquiere una consistencia gelatinosa que reduce la absorción intestinal tanto de los azúcares como de las grasas ingeridas con los alimentos.

    También facilita la motilidad del intestino, evitando el estreñimiento y la hinchazón del vientre. Pero eso no es todo: la pectina proporciona una saciedad prolongada que limita la sensación de hambre al cabo de las horas, conteniendo el deseo de comer más de lo necesario y evitando así la ingesta de calorías a menudo innecesarias, dictadas muchas veces sólo por la necesidad de permitirse un momentáneo pecado de gula.

    Esto evita la producción continua de insulina, que a largo plazo es responsable de la producción de prostaglandinas inflamatorias que activan el almacenamiento de grasa en los depósitos corporales. Uno de los obstáculos más importantes que pueden conducir a un metabolismo lento es la acumulación de toxinas y sustancias de desecho en el cuerpo. Si las células viven en un ambiente "intoxicado", es más difícil asimilar las sustancias buenas y quemar las grasas, lo que facilita la aparición del sobrepeso y de la celulitis, debido al estancamiento de los líquidos.

    El limón nos ayuda en este sentido, gracias a sus propiedades depurativas y drenantes: su zumo, de hecho, estimula el hígado y la vesícula biliar, órganos emuntorios, para que trabajen más y mejor. El limón actúa sobre el hígado gracias a la acción del ácido cítrico, que es capaz tanto de reducir la formación y eliminación de toxinas del hígado como de estimular al propio órgano para que lo haga. Las toxinas son, por tanto, eliminadas definitivamente del organismo gracias a la orina, sobre cuya formación actúa el cítrico estimulando la diuresis. La vesícula biliar, por su parte, se encarga de recoger la bilis producida por el hígado, cuya función es facilitar la digestión de las grasas y los hidratos de carbono.

    Gracias a ello, el limón puede ofrecer beneficios adelgazantes, equilibrando y activando el metabolismo, especialmente en lo que se refiere a las funciones digestivas, previniendo la hinchazón abdominal, la acumulación de gases, estimulando la digestión y contribuyendo significativamente a hacer más limpios y sanos los órganos importantes.

    Cómo incluir el limón en tu dieta para obtener beneficios de adelgazamiento

    Existen diferentes variantes sobre la llamada dieta del limón para adelgazar, algunas de las cuales recomiendan ingerir el zumo de hasta 15 limones. Evitando estas exageraciones, en el marco de una dieta variada y equilibrada y de un poco de actividad diaria, basta con beber por la mañana, en ayunas, un vaso lleno de agua tibia con el zumo de un limón entero exprimido de forma ecológica para aprovechar todos sus beneficios, incluidos los adelgazantes.

    Es preferible no añadir azúcar, como mucho un toque de miel ecológica para ajustar el sabor. La temperatura del agua es muy importante: fría no tendría el mismo efecto desintoxicante y podría dar consecuencias desagradables de choque térmico, demasiado caliente disminuiría la cantidad de vitamina C disponible. La bebida de agua caliente y limón así obtenida, se sorbe con una pajita (para no dañar el esmalte de los dientes) y se espera al menos un cuarto de hora antes del desayuno. Durante el día puedes tomar una taza de té verde con el añadido de medio limón exprimido, para obtener un puñado de polifenoles y antioxidantes más. No tomar si... En caso de gastritis o reflujo ácido, es mejor proceder con cautela a su ingesta y pedir consejo a su médico de confianza.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Usamos cookies para mejorar la experiencia de todos los usuarios en la web Política de Cookies